Gracias a la moderna técnica industrial, se abre un importante grado de posibilidades para el diseño arquitectónico, incluso en el uso doméstico: solados, cocinas, baños, escaleras, mesadas, revestimientos, etc. Gracias a todas estas características y a su homogeneidad, combinan perfectamente entre sí con otras piedras, a las que en ocasiones, sirven de apoyo como base de columnas y zócalos, al ofrecer mayores resistencias al deterioro. Su estabilidad y dureza superficial también ofrecen ventajas frente a agresiones externas, resistiendo mejor que otras piedras al rayado, desgaste y afecciones atmosféricas, estando indicado su uso en cualquier situación geográfica. Una vez pulido, su escasa porosidad impide la absorción de cualquier líquido, por lo que es más fácil su limpieza.

Por todo esto, los granitos se utilizan con total garantía en recubrimientos de fachadas modernas, viviendas unifamiliares, interiorismo, amueblamiento urbano, pavimentado y adoquinado de calles, exteriores de oficinas y comercios y, en general, cualquier destino que requiera la calidad, la diversidad y las posibilidades que siempre ofrece el granito.

Una pequeña y buena muestra del material descrito anteriormente puede observarse en las siguientes imágenes.