Nuestros materiales son utilizados generalmente para suelos y escaleras interiores. No es muy común emplear este tipo de materiales en escaleras exteriores. Esto es debido a que, generalmente, tanto los mármoles como los granitos son pulimentados para que su superficie quede plana, limpia y brillante.

Estos materiales pulimentados nunca han de utilizarse en exteriores porque resultan bastante resbaladizos así que, como hemos comentado en la sección de cocinas, podremos emplearlos en exteriores de una forma segura después de haberles realizado un trabajo de apomazado o envejecido para que la superficie quede mate, lisa y plana pero nunca resbaladiza.