Indudablemente, el mármol o granito es el material principal empleado en las fachadas de cualquier edificio debido a sus indudables cualidades como, por ejemplo su dureza, su amplia gama de tipos, su alta resistencia a las más complejas situaciones climatológicas, y muchas más característias capaces de embellecer de una forma única este tipo de obras.